Antes que anochezca

image

Para escribir hay que vivir a toda costa, no se vive si no se enfrenta el miedo. El miedo está siempre presenté, lo impregna todo. Pero se enfrenta por esas ganas incesantes de manifestarse. Es el combustible que una vez que no hay nada que perder, lo incendia todo. El escritor que me estremece, es el que no ha detenido la marcha hasta decir lo que le ha llenado de furia el pecho, lo que le ha apasionado hasta la enfermedad o le ha conducido a la locura. Las grandes lecturas son las escritas como una declaración íntima hacia la libertad de ser quién se es y nadie más. La escritura trascendental es aquella que bajo la represión a la que se es sometido de cualquier manera humana (o inhumana) se rebela con ecuanimidad, develando así el lado oscuro y luminoso de quién la ha escrito.

Así se escribió esto:

Creo que la época más fecunda de mi creación fue la infancia; mi infancia fue el mundo de la creatividad. Para llenar aquella soledad tan profunda que sentía en medio del ruido, poblé todo aquel campo, bastante raquítico por cierto, de personajes y apariciones casi míticos y sobrenaturales. Uno de los personajes que venía todas las noches era el de un viejo dándole vuelta a un aro, debajo de la inmensa mata de higuillos que crecía prodigiosamente frente a la casa. ¿ Quién era aquel viejo? ¿Por qué le daba vueltas a aquel aro que parecía ser la rueda de una bicicleta? ¿Era el horror que me aguardaba? ¿El horror que aguarda a toda vida humana? ¿Era la muerte? La muerte siempre ha estado muy cerca de mi; ha sido siempre para mí una compañera tan fiel, que a veces lamento por morirme solamente porque entonces tal vez la muerte me abandone.

*

La belleza es en sí misma peligrosa, conflictiva, para toda dictadura, porque implica un ámbito que va más allá de los límites en que esa dictadura somete a los seres humanos; es un territorio que se escapa al control de la policía política y donde, por tanto,con puede reinar. Por eso a los dictadores les irrita y quieren de cualquier modo destruirla. La belleza, bajo un sistema dictatorial es siempre disidente, porque toda dictadura es de por sí antiestética, grotesca; practicarla es para el dictador y sus agentes una actitud escapista o reaccionaria.

*

Por cada minuto de placer que vivimos, sufrimos después años de Pena; no es la venganza de dios, es la del diablo, enemigo de todo lo bello. Pero todo lo bello siempre ha sido peligroso. Martí decía que todo el que lleva luz se queda solo; yo diría que todo el que practica cierta belleza es, tarde o temprano, destruido. La gran humanidad no tolera la belleza, quizá porque no puede vivir sin ella; el horror de la fealdad avanza cada día a pasos acelerados.

Reinaldo Arenas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor, Denuncia, Enfermedad, Lecturas, Lo que se debe leer, Obsesión, Prosa y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s