Se acerca el fin

 

image

Estoy atrapada en esta vorágine de sueños, fascinada no por la creación misma si no por la forma en que la creación se ve reflejada en otros. Buscando las palabras correctas, los gestos adecuados para encontrar mi mirada en ellos y al mismo tiempo rechazando toda unidad con mis acciones. Fabricando una inestable individualidad. Separada en una fase temprana de conciencia. Preservándome y aniquilándome simultáneamente en un mar de contradicciones. Suplicando en vano el poder morir en el vórtice del placer. Ya no le temo a los pasillos esterilizados. Ya no le temo a los asquerosos partos. Me reconozco, reclamó esa imagen de creación visceral. Tomo la pasión y la sequedad del sexo por igual. Acepto que coexisten el amor y el desamor, que hay inviernos y fríos en el mundo y en el corazón. Acepto la vida como un órgano dentro de mi, la acepta como acepto al hígado o como este me acepta. Tatuar mi piel no me hace un monumento de tinta. Busco la razón en tiempos de absurda arbitrariedad. Y todo eso fue solo una chispa, un destello de dolor en las tripas, no exactamente un dolor pero un tedio que llena mi interior poco a poco, como una corriente de agua fría que fluye en el río de las superfluidades de la vida. En el centro de cada segundo, en las múltiples dimensiones del día. En la amnesia de la piel que olvida que fue tocada. En los momentos que pasan y más tarde no logro recordar.

 

Arte: Max Ernst

Anuncios
Esta entrada fue publicada en lo que escribo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Se acerca el fin

  1. Anónimo dijo:

    A veces elproblema es que pensamosdemasiado, y eso noa hace infelices.Cuando uno no piensa,es, simplemente. Es un gato inefliz? Acepta lo que hay, si se acerca una polilla corre y ataca y su corazón se pone a mil, cuando descansa, todos sus músculos están relajados,y no piensa,solo disfruta del instante. La muerte no existe cuando uno se ha liberado de la mente, del incesante murmullo mental con el que nos identificamos. Pero es un error, es dejar que la herramienta, la mente, tome el control.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s