Colapso

image

   

  El mundo en su representación más fina no lograría satisfacer mis deseos porque mi corazón es un rufián. Adelante, destrúyeme hasta los huesos. Esto es como una artritis del pensamiento, atrofia todos mis sentidos pero no importa cuan deformé me presente siempre permanecerá intacto este centro de lo que verdaderamente soy. Demasiada ambigüedad en mi persona, todo es dudoso en su masa y volumen. Estoy libre a interpretación. Hay espejos que reflejan actores llenos de inexplicable angustia, el mío es uno de esos, pero no lloro, porque nadie me habló de los lados oscuros de la existencia y de sus protagonistas. Nadie me dijo si debo ser víctima o antagonista. Imperceptiblemente me transformo en estratega de las calles en las que nadie se dirige una palabra compasiva, guerrero contra las reglas invisibles de la fuerza tóxica y consumista, pero por sobre todo, sobreviviente de esta obra de salvaje hipocresía. Estoy ataviado de manera apropiada para la perturbadora función del imperio. Cada día se trata de con un pequeño acto negarnos a la sumisión que exigen en este gran teatro que llaman calidad de vida.

*

*

*

Arte: Vincent van Gogh

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y fotografia, Denuncia, Enfermedad, lo que escribo, Obsesión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s