Lecturas

image

Y estos discursos, según el lema, deberían estar hechos y ser pronunciados In Vino, de la misma manera que cualquier verdad proclamada en ellos no podría ser diferente de la que reside In vino, puesto que el vino es la defensa de la verdad, como está es la apología del vino.

*

He iniciado recientemente la lectura de un libro interesantísimo, In vino Veritas ‘en el vino está la verdad’ de Sören Kierkegaard (Copenhague, 1813-1855). Este libro fue publicado en 1845 dentro de el libro etapas en el camino de la vida. El motivo central del libro es una cena en la que se dan cita cinco personajes, algunos ya mencionados anteriormente en literatura previa del autor, pero este libro no relata una cena cualquiera, cada invitado debe pronunciar un discurso al final del banquete y debe someterse a ciertas condiciones. En lo personal, Me ha llamado la atención el primer discurso sobre el amor, en este tenemos a un personaje que se enfrenta ante la pregunta en apariencia sencilla de ¿qué es el amor? Sin embargo ya completamente convencido de la falta de respuesta a su pregunta se dedica entonces a validar su idea de que el amor es algo ridículo e inexplicable. Sus ideas no son poco atractivas y cabe preguntarse porque al amor, un sentimiento tan vital, que mueve a los humanos a perpetuar las obras más sublimes pero también los más horribles crímenes y engendra en no pocos casos tanto sufrimiento incluso cuando es correspondido como cuando no lo es,se le ha dedicado tan poco análisis a su origen y pocas veces se ha cuestionado su validez. Aquí algunos fragmentos de este discurso:

Me parece una cosa completamente cómica que todos los hombres amen o quieran amar sin haber, previamente, aclarado a fondo cuál es el objeto del amor, es decir, lo amable.

¿Cuál es por tanto, el objeto del amor, lo amable? Esta es mi pregunta capital, y la fatalidad ha querido que nadie haya sido nunca capaz de responderla de un modo satisfactorio. Cada amante juzga siempre, por lo que a él respecta, que tiene la clave de este intrincado problema, pero lo que no logra jamás es hacerse comprender de los demás.

El amante nunca será capaz, por más vueltas que le de a el asunto, de explicar nada.

Porque detesto con toda el alma a esos infatuados amantes que se piensan en su caso con todas las razones del mundo para amar y mirar por debajo del hombro, mofándose de ellos, al resto de los amantes. Yo soy mucho más ecuánime, puesto que para mí, considerando que el amor en sí mismo es completamente inexplicable, todos los amantes son igualmente ridículos.

Lo que a mí me ocupa y me preocupa no son los casos particulares de los amantes sino el amor en cuanto tal, que es lo que yo encuentro esencialmente ridículo. Por eso le he cogido tanto pánico, porque me da miedo hacer él ridículo por su causa, si no a los ojos de los demás, al menos a los mismos propios y a los de los dioses que hicieron así al hombre.

¡Ay, que los dioses me amparen! Como ignoro cuál es el objeto digno del amor, tampoco se la manera digna de evitar tantos peligros.

Como veis, esto es una tragedia nada vulgar, una tragedia en cierto sentido profundísima, aunque muy pocos, por no decir ninguno, se preocupan de estas cosas ni se inquietan lo más mínimo con esta amarga contradicción que experimenta el que está acostumbrado a reflexionar sobre algo que ejerce un dominio absoluto y universal sobre los hombres, al mismo tiempo que es algo tan oscuro e incomprensible que incluso puede sorprender brutalmente a quien se ha empeñado vanamente en analizarlo a fondo y con la más puntual antelación.

*

*

*

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor, Lecturas, Lo que se debe leer, Prosa, Traducción y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lecturas

  1. allamas2000 dijo:

    Es una reflexión tan apasionante en lo morfológico como aterradora en la semántica. Muy en la línea del autor. La posibilidad de dejar de amar es esencialmente imposible, en tanto en cuanto el amor es un sentimiento, no una postura; Y los sentimientos, se sienten …o no. No se construyen, inventan o fabrican.
    Por otro lado es maravilloso asistir al eterna tragedia del ser humano sobre el amor, o simplemente sobre las cosas inexplicables de la vida. Es un argumento de discusión sobre el que todos los filósofos de la historia han disertado. O sea que debe ser importante.
    Te felicito por elegir este fragmento. Me ha encantado leerlo.

    • dayanamh dijo:

      Gracias por el comentario tan acertado como de costumbre, el amor en efecto es un sentimiento no una postura, y como todo sentimiento en ocasiones es irracional. ¡De seguro por eso se dice que se ama con el corazón y no con la cabeza! Estoy de acuerdo en que no hay escapatoria, como diría Schopenhauer creemos estar respondiendo a nuestros deseos pero somos víctimas inconscientes de la naturaleza. Sus consideraciones acerca del amor también son muy interesantes, según él, el amor no es más que la voluntad del ser que aspira a vivir en un ser nuevo y distinto, esta voluntad se ve disfrazada de una admiración objetiva hacia el ser amado. Si existe una búsqueda apasionada y selección de la belleza y la idea de elegir a la pareja perfecta, quien elige aunque no lo crea está respondiendo no sólo a su interés personal pero al interés de un ser futuro, en pocas palabras a la perpetuación de la especie. Claro que todo esto son consideraciones y no sé qué beneficio pueda traer meditar sobre el tema.

      • allamas2000 dijo:

        Hombre, parte de lo que dice Schopenhauer está apoyado (o al menos no puede ser contradecido) por la propia idiosincrasia de lo que es el amor: algo difícil de definir, etéreo pero terrenal. Quién sabe lo que buscamos en el ser amado, o qué carcterísticas le atribuimos. Ahí cabe cualquier posible explicación, sobre lo que no puede ser comprobado. Por supuesto, me cuesta trabajo creer de mí mismo que soy tan sofisticado como para buscar en el ser amado la perpetuación de la (o mi) especie.
        Y yo que pensaba que me gustan las rubias, y ahora resulta que quiero perpetuar la raza caucásica. Como diría Sócrates, conócete a tí mismo, so bribón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s