Lágrimas (o extrañar una ciudad a la que no perteneces)


 

imageimageimage

DSC06207

DSC06184DSC06205 image

imageimageimage

imageimage

Ahora lloro todo el tiempo.
Lloré toda la calle cuando abandoné el tambaleante ayuntamiento de Seattle.
Lloré escuchando a Bach.
Lloré mirando las alegres flores de mi patio, lloré
ante la tristeza de los árboles maduros.

La felicidad existe lo puedo sentir.
Lloré por mi alma, lloré por el alma del mundo.
El mundo tiene un alma bellísima.
Dios apareciendo para ser visto y llorado. Corazón desbordante de
Paterson.

Allen Ginsberg


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lecturas, Poetas, Seattle, Traducción y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lágrimas (o extrañar una ciudad a la que no perteneces)

  1. Bellísimo poema. Gracias y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s