Melancholia

Arte:Fernando Vicente  (vanitas)

image

  Al placer sucede el dolor y viceversa: invicem cedunt dolor et voluptas. O como dice Salomón en sus Proverbios: «Aun en medio de la alegría asoma la tristeza». inter delicias semper aliquid saevi nos strangulat, por una gota de miel, debemos ingerir una gran cantidad de acíbar; por una copa de placer, una fuente de dolor; hemos de medir nuestras alegrías por pulgadas y nuestras tristezas por varas; como la hiedra se adhiere a la encina, así las desdichas a que nos referimos forman el inseparable cortejo de nuestras vidas. Es absurdo y a la vez ridículo que algún ser humano busque la dicha perpetua en esta vida. No existen la ventura y el placer en sentido absoluto, sin mezcla de amargura, de lamentación o de envidia a modo de oculta esencia. Nuestras sensaciones tienen un carácter mixto, a la manera de, un tablero de ajedrez con piezas negras y blancas.

*

PASIONES Y PERTURBACIONES DE LA MENTE. — Si se me preguntase cuál de las causas de la melancolía es la más grave de todas, diría que son las pasiones, dada su frecuencia y la forma violenta en que acometen al individuo, al extremo de que Piccolomini las ha comparado con el rayo o el relámpago (fulmen perturbationum). La pasión produce alteraciones súbitas en nuestro organismo y a la vez en nuestro temperamento. El mal corporal repercute en el cerebro y todas sus facultades son perturbadas por los sentimientos de miedo, congoja, etc., a los que debemos considerar síntomas típicos de la melancolía. A su vez la mente influye sobre el cuerpo y causa, no sólo la melancolía, sino también un estado de desesperación y a veces hasta la muerte.

*

Debe señalarse como circunstancia singular que estos enfermos, víctimas de la más honda congoja, suelen tener accesos de risa y denotar una alegría extraordinaria, pero en seguida caen en una especie de embotamiento y vuelven a mostrar su tristeza característica. Puede decirse que en su espíritu la alegría va unida a la tristeza, si bien ésta predomina notablemente.

 Anatomía de la melancolía

Robert Burton

🔹

🔹

🔹

🔹

🔹

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Enfermedad, Lecturas, Lo que se debe leer, Lo que vale la pena leer, Obsesión, Prosa, Traducción y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s