Esbozos de vértigo o cosillas que dijo Cioran

Arte: Aaron Johnson image

No escribimos porque tengamos algo que decir, sino porque tenemos ganas de decir algo.

¿Que es el dolor? Una sensación que no quiere borrarse, una sensación ambiciosa.

La esterilidad nos vuelve lucidos y despiadados. En cuanto dejamos de producir, todo lo que hacen los demás nos parece nos parece falto de inspiración y sustancia. Juicio cierto, sin duda. Pero tendríamos que haberlo emitido antes, cuando estábamos produciendo, cuando precisamente estábamos haciendo lo mismo que los demás.

Esas pesadillas frustradas, esas pesadillas que se arrastran, que se prolongan, en ausencia de nuevas catástrofes. ¡Despertarse con sobresalto por falta de interés!

Solo nos transportan, solo son contagiosas las palabras nacidas de la iluminación o del frenesí, dos estados en los que nos volvemos irreconocibles.

Desapego, serenidad: palabras vagas y casi vacías, excepto en esos instantes en que hubiésemos respondido con una sonrisa si se nos hubiera anunciado que solo nos quedaban unos minutos.

Las cosas que dependen de nosotros y las que no dependen. ¿cómo sepáralas? No sé.
A veces me siento responsable de todo lo que hago, aunque, pensándolo bien, quizá haya seguido un impulso del que no era dueño; en otras ocaciones, me creo condicionado o sometido, y, sin embargo, no he hecho otra cosa que adaptarme a un razonamiento concebido fuera de toda obligación, incluso…racional.
Imposible saber cuándo y cómo somos libres, cuándo y cómo estamos manipulados. Si siempre quisiéramos examinarnos para identificar la naturaleza precisa de un acto, desembocaríamos mas bien en un vértigo que en una conclusión. Deduzcase que si hubiese una solución para el problema del libre albeldrio, la filosofía no tendría ninguna razón de ser.

C.M Cioran

+

+

+

+

+

+

+

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y fotografia, Ensayos, Lo de interés hoy, Lo que vale la pena leer, Obsesión, Prosa y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Esbozos de vértigo o cosillas que dijo Cioran

  1. es libre albedrío sí, pero dentro de qué límites? si fuese tan libre, no existirían patrones conductuales, no observaríamos el mismo perfil en las prisiones, no veríamos las historias de amor que se repiten una y otra vez, no observaríamos las similitudes tan bestiales entre personas de un mismo país. Condicionados por nuestro lugar de nacimiento, nuestra familia y entorno… y libre albedrío pero éste no es tan libre más que en contadas ocasiones.

  2. Pingback: La indiferencia del sofá | Demasiadas palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s