Escritura póstuma de Reinaldo Arenas: Viaje a la Habana

Arte: Waliszewska

tumblr_mpu3d4BLad1qcac69o1_500

Nueva York, 8 de diciembre de 1990

(Día de “La Inmaculada”)

Paciente: enfermo invertido, infecto,

Historial: alarma, angustia, lucha,

cárcel, tortura, dolor, partida, errancia sin límites.

Confirmado: “Me dediqué a morir, como

dice mi madre que uno siempre se está dedicando”

Firma: el muerto.

Morir, estallar, por haber vivido intensamente es la idea principal de esta obra pre-póstuma de Reinaldo Arenas; es la forma que ha explorado el escritor para explicarse, aventurarse y enfrentarse a la muerte con la escritura.

Viaje a La Habana es una novela premonitoria que anuncia la muerte de su autor a través de tres relatos-viajes: huida de La Habana (“Que trine Eva”); inadaptación en el exilio neoyorquino (“Mona”) y viaje de vuelta a la isla (“Viaje a La Habana”).

Reinaldo Arenas, en su agonía última en Nueva York como enfermo del SIDA, decide regresar ficticiamente a La Habana [“…el regreso, que no puede existir, por lo menos en tanto que no se haya abolido el tiempo” (p. 138)] 1 para confesar/nos que él ha escrito, ha vivido. Vida – amor – riesgo – muerte – escritura son las palabras emblemáticas de su última obra, de su último viaje, de su regreso sentimental a La Habana, guiado por el deseo, la necesidad de descubrir que sólo hay dos opciones: “riesgo o abstinencia”2 y que la vida, precisamente por vivirla, es peligro inminente:

 Porque estar vivo era estar a merced de cuerpos extraños, hermosos y nefastos

(…). Cómo era posible que durante tantos años no hubiese comprendido que

solamente hay dos opciones: el riesgo que presupone la aventura de una cierta

felicidad, o el recogimiento, la lenta muerte ante una seguridad sin sentido ni

brillo, prevista, mezquina aún en sus goces triviales, ajena a toda explosión vital, a toda grandeza, y por lo tanto a todo riesgo.

En esta obra podemos ver su repulsión por el sistema en el cual padeció:

…yo sé cuál es el sentido de la vida porque yo sí he sufrido verdaderamente, porque yo sí

he visto lo que es verdaderamente el horror, lo que es verdaderamente

el desamparo, la incomunicación, la gran soledad, cuando se está en una galera

con doscientos o más asesinos que además te consideran un depravado y un

inmoral y desde luego te desprecian. Yo he visto, yo he visto, yo sí he visto y he

padecido, y como he sobrevivido, nadie me va a hacer un cuento, nadie me va a hacer un cuento a mí.

Y el cual lo llevo a la soledad del exilio:

Para siempre, sí. Porque una vez que dejamos el lugar donde fuimos niños, donde

fuimos jóvenes, donde pensamos, estúpidamente pensamos, que podía existir la

amistad y hasta el amor; una vez que abandonamos ese sitio donde fuimos, desgraciados

o ingenuamente ilusionados, pero fuimos, seremos ya para siempre una

sombra, algo que existe precisamente por su inexistencia, esta sombra, esta sombra,

extirpada (y sin consuelo) de su centro…

Esta es la mirada del exiliado, que sufrió, que se fue, y vuelve imaginando y reinventando Cuba:

.. .con aquel madero a cuestas, el pelo desgreñado, la piel sudorosa y enfangada, el

short desgarrado y los pies sangrando, Ismael estaba muy lejos de que pudiera ser

confundido con un turista, más bien parecía un loco. Qué otra cosa podía ser aquel

viejo con un short verde olivo que arrastraba un tronco carcomido por toda la

orilla del mar.

Así ha elegido terminar su obra y volverse a la muerte. Pero esa escritura póstuma, esa voz de ultratumba, se alza a favor de la vida: “Qué mejor tributo a la vida que estallar precisamente por haber vivido”

                                                           *****

Información extraída de: CAUCE. Núm. 14-15. VALCÁRCEL RIVERA, Carmen. La escritura póstuma de Reinaldo Arenas. 1992.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor, Arte y fotografia, Denuncia, depresión, Enfermedad, Lo de interés hoy, Lo que vale la pena leer, Poetas y arte, Prosa, Waliszewska y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s